El vuelo

Sobre una cinta de cemento fresco descubrí el rastro de una paloma las breves huellas de su paso por la tierra. Mirándolas con atención puedo afirmar que caminó por aquí dio algunas vueltas picoteó unas…

Piscina

El balcón donde estoy parado da a un solar interno muy grande. Veo árboles y oigo pájaros cantar en las ramas. Hay pasto creciendo alrededor de una piscina con deck de madera cercada por vidrios…

Pesadilla

Estaban las cinco chicas que más me habían gustado en la vida sentadas en una ronda, cada una en su silla y yo en medio. Era una interpelación. Cada una aseguraba que yo le había…

Nubes de gas y polvo

Estamos hechos de gas y polvo. Somos lo que constituye las estrellas. Nos formamos allá muy lejos al inicio de todos los tiempos. Fuimos arrojados como semillas brillantes individuales conciencias esparcidas por el cielo. Somos…

Amar es libertad

Aún éramos jóvenes apenas si habíamos descubierto el mundo que había a nuestros pies y ya queríamos recostarnos tirarnos de espaldas en una loma de pasto, queríamos embriagar la vista alzarla al cielo intenso y…

Casamiento

El que no se casa por miedo a separarse termina separándose por miedo a casarse.

La luna llena y el aljibe

La luna llena se pasea por el azul infinito del cielo. Anda redonda, cremosa, color pastel. Nunca mira el aljibe que la mira pasear oronda desde el suelo. Este guarda un íntimo secreto: sabe que…

Mal día en el trabajo

Hasta hoy no recordabas bien que cuando eras chico recibías muchos regalos. Más bien pensabas que recibías muy pocos que casi nunca te compraban. Pero sí había pequeñas cosas: un juguete de goma, una sandalia…

Joseph Brodsky – Canción de Cuna y otros poemas

Hoy quisiera contarles de este fascinante libro de poemas de Joseph Brodsky que me regaló Walter Cassara una oportunidad en que estuve en su sello editorial. Desde ese día le agradezco a Walter por este enorme regalo de haberme enseñado los poemas Brodsky.

El Jefe de Despacho de Encomiendas

Una vez me enamoré de una chica chilena que decía que no era linda pero para mí era hermosa. No recuerdo bien cómo se escribía su apellido, porque era bastante difícil de escribir, pero debía pronunciarse algo así como “Yánover”, lo sé porque en la empresa, los que teníamos más confianza con ella, todo el tiempo le decíamos Yano.

Olvido

Que difícil se hace a veces el olvido, parece que nunca fueras a terminar de olvidar. Entonces perdonás para poder olvidar, pero, ah, ahora lo que mata es el silencio.

Clave de luna

Sol: me arrepentí, clave de luna sobre mí soy un lobo que aúlla a la luna de queso crema aúlla a la luna llena y a una luz muy blanca estacionada para siempre a un…

Se zafó un tornillo

Un tornillo se zafó de la silla donde a diario escribo mis poesías. Afortunadamente lo descrubrí caído en el piso al levantarme a buscar agua para el mate. Aproveché el viaje y traje también el…

Felicidad

Esos pequeños destellos que se apagan y se prenden que cambian de colores rojo, azul, amarillo, verde que sin que nos demos cuenta van enroscando cada año muy de a poco nuestro árbol navideño.

Artista

Uno se convierte en artista verdadero artista cuando acepta su nombre para ejercer cuando conoce la arista cuando sabe que la carrera finalmente termina cuando ya nunca teme la muerte artística y lo único que…