Los mejores libros de poesía del 2012

El mes pasado la Revista Ñ publicó la lista de “Los mejores libros del año” en Poesía. Para ello realizaron una breve encuesta entre reconocidos autores, críticos, editores, historiadores y académicos. A cada uno de ellos -de un total de 100 personas- se les pidió que dijeran 3 libros editados durante el 2012. Con los resultados de esa encuesta se confeccionó la lista que sigue:

La novela de la poesía

La novela de la poesia (poesía reunida de Tamara Kamenszain)
Poesía reunida
Autor: Tamara Kamenszain
Editor: Adriana Hidalgo
Precio: $ 90

El resto es literatura
La obra reunida de Tamara Kamenszain recorre en perspectiva una voz poética radical.

Por Florencia Garramuño
El libro hace evidente una pulsión que habitó la poesía de Tamara Kamenszain desde siempre, aunque se intensificara en los últimos libros. Podríamos llamar a esa pulsión un paso de prosa: momentos en que la poesía, al atraer y convocar a ese otro de sí que es la prosa, elabora un movimiento en el que su identidad queda turbada, en equilibrio tenso con su otro, dando lugar a una de las poesías contemporáneas más radicales en un cuestionamiento de lo específico, de lo propio, de la identidad y de la pertenencia. Intensificado en los últimos libros, ese paso de prosa conduce esta poesía a singularizar en el yo la experiencia más íntima –a exhibirla, a ofrecerla– y a proyectar simultáneamente esa experiencia en el dominio de lo común, logrando de esta manera singularizar la experiencia, sin amarrarle noción alguna de pertenencia o especificidad.
Singularidad sin pertenencia: en tanto lo singular aparece allí en una relación constitutiva con el otro y con otros, ese paso de prosa se torna en un gesto político en el sentido que le diera la filósofa Hanna Arendt a lo político: un espacio plural e interactivo de exhibición.

Estación Finlandia

Estacion Finlandia (Jorge Aulicino)
Autor: Jorge Aulicino
Editor: Bajo la luna
512 pags.
Precio: $ 130

La poesía de los hechos
“No creíste en la literatura,/ creíste en la razón de las cosas”, dice Jorge Aulicino en uno de los poemas de Hombres en un restaurante (1994): literatura, política y racionalismo se conjugan en cada uno de los libros reunidos en Estación Finlandia, el volumen que incluye la poesía reunida (de 1974 a 2011) de uno de los mayores referentes de la poesía argentina contemporánea, que con títulos como Paisaje con autor marcó a toda una generación. Del mismo modo, este libro permite regresar (o descubrir) a una voz poética absolutamente singular. Como señaló José Villa: “la poesía de Aulicino es una lectura de los hechos, del paso de la existencia política, del resbalón político, hasta alcanzar el rumor de un poema que da cauce al proceso de la Historia”.

Poesía completa

Poesía Completa (Olga Orozco)
Autor: Olga Orozco
Editor: Adriana Hidalgo
502 pags.
Precio: $ 143

El paraíso perdido
Ya era hora: después de algunas antologías dispersas y de reediciones aisladas, este año llegó completa toda la producción lírica de esta maestra del lenguaje. Empezó a publicar a finales de la década del 40, y vivió en el fragor de los grupos intelectuales de aquellos años de alta creatividad. Por momentos surrealista, por momentos hiperlírica, su voz honda y de textura profunda acompañó la lectura de sus versos en innumerables ocasiones. Le enseñó mucho a la generación que la sucedió; Alejandra Pizarnik, por ejemplo, fue una de sus más entrañables alumnas y amigas. De grandes y sentidas evocaciones, idealizó el tiempo de la niñez y todo momento previo a la pérdida de la inocencia. Fue, finalmente, el último exponente de una forma del lenguaje poético.

Control no control

Control o no control (Fernanda Laguna)
Autor: Fernanda Laguna
Editor: Mansalva
186 pags.
Precio: $ 72

El grado cero de la poesía
Fernanda Laguna, podríamos decir, es una activista: activa problemas en el centro de la tradición de la poesía argentina. ¿Qué es? ¿Quién es? ¿Cuál es su aporte? Su obra atraviesa los últimos años de la literatura argentina funcionando como una estética en tensión. “Estilísticamente, Fernanda Laguna escribe poemas como si la poesía no hubiese existido jamás.” Así se refería Ezequiel Alemián en la reseña que publicó en Ñ sobre Control no control, el volumen que reúne su obra poética escrita entre 1999 y 2011. “Una poesía –como sugirió Alemián– que no termina de resignarse a no ser leída como aquello que rechaza, porque al hacerlo dejaría de ser considerada como poeta, y la poesía, finalmente, es lo único que Fernanda Laguna jamás impugna.”


¿Quienes votaron estos libros?

Nota original: Revista Ñ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *