A la vera de la ruta

Una yegua y un potrillo
frotándose los cogotes
detrás del alambrado
con el sol rechinando rayos
hasta el horizonte.

Detuve el auto y bajé
a observar la ceremonia
extasiado.

Ella enteramente blanca
y él un zaino bajo
que la perseguía
y danzaba graciosamente
alrededor.

Ella lo buscaba
levantando el pasto
con las pezuñas
jugando escapaba volando
alto
atravesando el campo.

Él la corría hasta alcanzarla
para frotarse en su cuello
otra vez
Ella se dejaba alcanzar
(simulaba comer flores).

Juntos bailaban un minué
de caricias y carreras
que nunca terminaba.

No pude ver más
nunca más los vi
del auto me apuraron
los que iban conmigo
después aceleraron.

Les expliqué a mis amigos
pero no entendieron
que un momento irrepetible
de la vida de cualquiera
es una yegua blanca
danzando eternamente
con un caballo zaino
como sabían ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *