Atelier

Tengo un cuarto muy pequeño
en la parte más alta de mi casa
al que llevan maderas muy añosas
lustrosa madera que sube a lo más alto
de toda la manzana y de todo el vecindario.

Sangre tinta y tinta negra son colores
con que formo allí una nueva gama
todos colores de los sueños y visiones
con que lleno blancos días y noches negras.

Un baño blanco y una blanca biblioteca
amarillas hojas secas las paredes
dos escritorios y dos sillas se entreveran
entre libros papeles y hojas sueltas.

Entre sus paredes crece una foresta
de libros que se alzan hasta el techo
y se asemejan a frondosos vegetales
con los potus de verdes paralelos.

Por las tardes el sol traspasa oblongos rayos
y el cuartito danza como un niño
se arrebuja bajo las piernas ahumadas
con que bailan frenéticos sahumerios.

Tiene luces coloridas y una gran lluvia de estrellas
que cuelga en el centro de su techo
se parece mucho a mí esa gran bola de espejos
estampando dondequiera en las paredes
los reflejos de las luces que la bañan.

Allí paso las mañanas las tardes y la noches
envuelto en la vorágine incesante
de suaves golpecitos en las teclas
al ritmo de la música de fondo.

Cuando bajo por fin a la heladera
me sorprendo y me resulta puro verso
me parece imposible que en cuarto tan pequeño
quepa entero todo un universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *