El caballo soñador, la chica indio y la montaña mágica II

El caballo soñador, la chica indio y la montaña mágica

(Chapter 2 – “Redemption dreams”)

en esta hermosa cabaña junto al río
vivían chica rusa y su caballo arisco
hora el caballo en la montaña está perdido
y chica rusa casi muerta a causa ’el frío

así quedaron nuestros héroes olvidados
la última vez que estos versos los trataron
sigamos pues la historia enrevesada
en que se han metido por abulia despistados

miren allá arriba en la montaña
en esa cueva que se nota en la ladera
allí duerme el caballito acurrucado
es el frío parecido a una heladera
y la pena de sus ojos son lagañas

fíjense también allá junto a ese lago
en el bloque transparente y cuadrado
allí dentro permanece chica rusa
en esa piedra que el frío ha formado

please, no me pidan que interceda
sepan desde ya que vi’a pintarlos
me remito a contar lo que yo vea
nada invento que en la historia no suceda
pues sólo hay dos que pueden de rescatarlos

el tiempo que es muy sabio abre el cielo
y de pronto el clima se revierte
parece ahora que fuera un reviente
de fervientes colores y de flores
la tormenta se disuelve el cóndor pasa
y el caballo en su cueva despabila
tiene hambre tiene sed tiene frío
sabe que a la sed la calma el río

por un caminito baja la montaña
huele el espejo de agua
y allá lo lleva su instinto
pero lo que encuentra es muy distinto
la pobre chica rusa en un cubito
al verla congelada desespera
su relincho se estira como un grito
¡salió a buscarme sin la campera!
dice el potro amilanado
y el caballo se lamenta
haber dejado la tranquera

mete hocico en el agua del espejo
hocica hocica y bebe bebe
la montaña ahora cimbra y se conmueve
explota en un disparo de agua viva
que se vuelca hacia abajo desde arriba
y cae esa cascada en chica rusa
las grandes piedras reverdecen
lo que antes era seca estepa
de verde se pinta y es pradera

el agua descongela a chica rusa
son su ojos otra vez dos turmalinas
que brillan de alegría repentina
al ver su potro otra vez allí a su lado
y le parece que las cosas no han cambiado

chica rusa monta el potro y se lo lleva
al galope hasta lo alto de la cima
galopar se les nota les fascina
y tanto trepa el potro relinchando de alegría
que le nacen penachos en el lomo
llegando en la montaña al borde romo
chica rusa brilla de mojada y de contenta
y más alto de lo que remonta cualquier ave
tan arriba que se me pierden de la vista
se van volando chica rusa y potro artista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *