El vuelo

Sobre una cinta de cemento fresco
descubrí el rastro de una paloma
las breves huellas de su paso por la tierra.
Mirándolas con atención
puedo afirmar que caminó por aquí
dio algunas vueltas
picoteó unas miguitas
se encontró con otra paloma
y después anduvo más por este lado
hasta aquél lugar donde el rastro cesa.
Allí la huella última de un salto
que precede al trazo invisible de su vuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *