Menú del día

Te miro desnuda contra el respaldo
de la cama, a la luz del velador.
Mentalmente repaso el menú:
–El pelo (espeso ese dulzor)
¬–Los ojos (papas noisette en salsa verde)
–Las manos (espárragos al vapor)
–Los pechos (conitos de dulce de leche)
–La boca (morrones a las brasas)
–Las piernas (marinadas al sol)
–Los pies (repulgues de empanadas)
–Las orejas (ostras a la provenzal)
–El vientre (canelones con salsa blanca)
–Los labios (hervidos en su jugo)
–El sexo (a punto caramelo)
y antes de arrojarme sobre vos, pienso:
“Hay en Buenos Aires a esta hora tantos bares
¡pero ninguno tan abierto y con tantos manjares!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *