Piscina

El balcón donde estoy parado da a un solar interno muy grande.
Veo árboles y oigo pájaros cantar en las ramas.
Hay pasto creciendo alrededor de una piscina con deck de madera
cercada por vidrios y postes.
Adentro el agua es cristalina y el sol dibuja arabescos dorados
que se arrastran por el fondo celeste.
Ahora sopla una leve brisa y el agua
vibra en ondas buscando rebalsar hacia los bordes.
Todo luce muy feliz, pero en la superficie del agua,
flotan dos patos de hule.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *