Press "Enter" to skip to content

Entrada publicada en agosto 2016

Como un perro que descubre la velocidad

Vi un perro descubrir la velocidad en Palermo. En cada giro aceleraba y dejaba suspendidas en el aire verdes motas de pasto vibrante. Lo vi correr y correr girar como un bólido errante. ¡Ah, descubrir la velocidad! Se zambulló en la fuente de Darío, hundió la cabeza en esa sustancia…

Para no olvidarte

Para no olvidarte Para no olvidarte, a donde voy te llevo siempre a flor de boca parada en la punta de la lengua silvando tu nombre entre los dientes.