Press "Enter" to skip to content

La poeta le dice al analista – Anne Sexton

Estoy en un seminario de traducción en mi universidad, se llama “Miradas sobre la traducción”. El seminario consiste en que los profesores nos dan poemas —mayormente en inglés, pero también habrá en francés y creo que en italianao— y los alumnos debemos traducirlos, primero en grupo, y luego trabajar una versión más personal sobre la versión realizada en grupo. Para este primer trabajo con mi grupo elegimos un poema de Anne Sexton titulado “Said the poet to the analyst”. Acá les dejo lo que sería mi versión personal de dicha traducción. (Se aceptan correcciones si en la sala hay algún traductor o entusiasta o ambas cosas).

 

LA POETA LE DICE AL ANALISTA

(traducción de J.S.B.)

Lo mío es la poesía. Las palabras son etiquetas,
o monedas, o mejor aún, abejas enjambradas.
Confieso que lo único que me mata es el significado de las cosas;
palabras que se cuentan como abejas muertas en el ático,
desprendidas de sus ojos amarillos, de sus alas secas.
Siempre olvido cómo una palabra es capaz de elegir
a otra, de expresar a otra, hasta que obtengo
algo que quizá dije…
pero no lo dije.

Lo tuyo es vigilar mis palabras. Igual yo
no admito nada. Hago lo mejor que puedo, por ejemplo,
si intento escribir loas a la máquina tragamonedas,
que aquella noche en Nevada, salió repiqueteando el premio mayor
cuando tres campanitas brincaron en la mágica pantalla de la suerte.
Pero si vas a decirme que dije algo que no es, entonces
se debilitaría el recuerdo de cómo sentí mis manos,
raras y ridículas y repletas de todas
esas confiables monedas.

 

SAID THE POET TO THE ANALYST

(Anne Sexton)

My business is words. Words are like labels,
or coins, or better, like swarming bees.
I confess I am only broken by the sources of things;
as if words were counted like dead bees in the attic,
unbuckled from their yellow eyes and their dry wings.
I must always forget how one word is able to pick
out another, to manner another, until I have got
something I might have said…
but did not.

Your business is watching my words. But I
admit nothing. I work with my best, for instance,
when I can write my praise for a nickel machine,
that one night in Nevada: telling how the magic jackpot
came clacking three bells out, over the lucky screen.
But if you should say this is something it is not,
then I grow weak, remembering how my hands felt funny
and ridiculous and crowded with all
the believing money.

 

Sobre la autora:

ANNE SEXTON (Newton, 1928 – Weston, 1974). Fue una poeta estadounidense, reconocida por su poesía confesional. Algunas de sus obras más importantes son Vive o muere, Transformaciones y El horrible remar hacia Dios. Es una de las poetas más importantes de su generación. Fue amiga de Maxine Kumin y de Sylvia Plath, con quienes compartió su vida y obra. Obtuvo el premio Pulitzer de poesía en 1967.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *